Niñera dominicana se ríe maniáticamente cuando detective describió al jurado la escena del crimen

NEW YORK
TIPOGRAFIA
  • Mas pequeña Pequeña Mediana Grande Mas grande
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Miguel Cruz Tejada.-NUEVA YORK._ La niñera dominicana Yoselyn Ortega, enjuiciada en la Corte Suprema Estatal de Manhattan por los asesinatos de los niños Lucía y Leo Krim de 6 y 2 años de edad, que estaban a su cuidado, se rió maniáticamente el viernes, cuando el detective actuante Francis Brennan (retirado), describía al jurado la escena del crimen.

La acusada, cuya abogada alega locura en el momento de los homicidios, también se murmuró así misma en español, mientras el ex oficial relataba un horroroso cuadro en el que los muertos estaban en un charco de sangre en una de las bañeras del apartamento de la familia Krim en la calle 75 al Oeste de Manhattan en octubre de 2012.

El detective recordó haber llegado al apartamento donde dijo encontró a Ortega herida y en el piso.

"Miré hacia abajo y ella estaba sangrando y tenía los ojos cerrados", dijo a los miembros del jurado. "Parecía muerta".

Ortega se acuchilló cuchillo en la garganta tratando de degollarse, justo cuando la madre de los niños, Marina Krim, abrió la puerta del baño, para descubrir que sus hijos fueron masacrados y abandonados en la bañera.

Los miembros del jurado sacudieron sus cabezas mientras veían fotos inquietantes de las heridas de Ortega.

En el hospital esa noche de octubre de 2012, los cuerpos sin vida de los niños fueron colocados en una camilla y cubiertos con una sábana blanca, testificó Brennan.

"Pude ver el alcance de las heridas", dijo.

El padre de los niños, que había regresado a la casa de un viaje de negocios esa noche, exigió ver a sus hijos. Las enfermeras envolvieron a los niños, dejando solo sus cabezas descubiertas cuando llegó el señor Kevin Krim.

En ocasiones durante el testimonio de Brennan el viernes, Ortega, de 55 años, ponía los ojos en blanco y negaba con la cabeza, pareciendo estar en desacuerdo con lo que el detective estaba diciendo.

En un momento, murmuró inaudiblemente algo en español, mientras apretaba el puño.

Cuando se le preguntó acerca del interrogatorio y sobre el estado de Ortega en el hospital, Brennan dijo que no sabía, lo que provocó que la niñera gritara "¡oh!" y se rió a carcajadas al escuchar al testigo.

Ortega ha mantenido una expresión de cara de piedra durante el juicio, volteando la cabeza para apartar la mirada de las fotos de la escena del crimen.

Brennan describió cómo obtuvo imágenes de vigilancia que mostraban a Ortega y los dos niños paseando por la avenida Ámsterdam horas antes de los asesinatos, junto con su hermana sobreviviente, Nessie, que no estaba en el apartamento en el momento de los crímenes.

Temprano en el día, el detective de la policía Carl Roadarmel testificó sobre la búsqueda en el apartamento de Ortega después de los asesinatos, donde encontró recibos de dinero enviado a la República Dominicana en cantidades de $150 y $140, tarjetas religiosas y rosarios católicos.

Si es declarada culpable, Ortega se enfrenta a cadena perpetua, pero podría pasar el resto de su vida en una institución mental si resulta convicta por demencia.

fShare
0

::::: TE PODRIAN INTERESAR :::::

La tasa de cambio

LIKE NUESTRA PAGINA FACEBOOK