Trump y Kim Jong-un se reunirán en Vietnam el 27 y 28 de febrero

Estados Unidos
TIPOGRAFIA
  • Mas pequeña Pequeña Mediana Grande Mas grande
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El presidente estadounidense, Donald Trump, anunció este martes que se reunirá con el dirigente norcoreano, Kim Jong-Un, los días 27 y 28 de febrero en Vietnam para proseguir las negociaciones sobre el desarme nuclear de Corea del Norte.


"En el marco de nuestra diplomacia audaz, continuamos nuestro esfuerzo histórico por la paz en la península coreana", declaró en su discurso sobre el Estado de la Unión ante el Congreso, oficializando la fecha y el lugar del segundo encuentro con Kim, tras la cumbre histórica que mantuvieron los dos líderes en junio en Singapur.
Trump celebró los avances conseguidos, según él, desde el acercamiento emprendido con el régimen de Pyongyang el año pasado. El mandatario aseguró que, si no le hubieran elegido presidente, Estados Unidos estaría ahora "en una gran guerra con Corea del Norte".
"Nuestros rehenes regresaron a casa, los ensayos nucleares cesaron y no hubo lanzamientos de misiles desde hace 15 meses", dijo Trump.

"Queda mucho trabajo por hacer, pero mi relación con Kim Jong Un es buena", añadió.
Negociaciones con los talibanes
Entre los temas de política exterior, Trump también se refirió al retiro de las tropas de Afganistán y a las negociaciones en curso con los talibanes. 
"También he acelerado nuestras negociaciones para alcanzar un acuerdo político en Afganistán. Nuestras tropas han luchado con un valor incomparable, y gracias a su valentía, ahora podemos buscar una solución política a este largo y sangriento conflicto", dijo el mandatario.
El presidente dijo que las conversaciones con los talibanes avanzan en forma "constructiva", al expresar una cautelosa esperanza de negociar el fin de la guerra más prolongada emprendida por Estados Unidos.
"Mi gobierno sostiene conversaciones constructivas con una cantidad de grupos afganos, incluyendo los talibanes" que podrían implicar "una solución política a este largo y sangriento conflicto", dijo el mandatario.
"A medida que las negociaciones avancen, estaremos en condiciones de reducir la presencia de nuestras tropas y concentrarnos en el contra-terrorismo", indicó.
Agregó que "no sabemos si llegaremos a un acuerdo o no, pero sabemos que después de dos décadas de guerra, es hora de intentar alcanzar la paz".