Limpiadoras aseguran que el presidente Trump “está loco”

Estados Unidos
TIPOGRAFIA
  • Mas pequeña Pequeña Mediana Grande Mas grande
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Nueva York: Las limpiadoras indocumentadas que desvelaron haber trabajado para el presidente de EE.UU., Donald Trump, Victorina Morales y Sandra Díaz, aseguran en una entrevista con Efe que no tienen miedo a seguir denunciando la situación de los inmigrantes, y declaran que Trump “se ha vuelto loco”.


“Cuando lo vi expresarse en televisión. Cómo él se expresaba sobre nosotros (los inmigrantes). Y yo decía: ‘pero este hombre está loco’. Si él nos ve allí (en su club de golf trabajando), ¿por qué nos trata así?”, se pregunta Morales, guatemalteca de 45 años.
Morales, que coincidió en varias ocasiones con el magnate antes de que este se postulara a la Casa Blanca, cuenta la radical diferencia entre la amabilidad mostrada por Trump en el club de golf y las declaraciones antiinmigrantes que caracterizaron su campaña electoral y estos dos primeros años de mandato.

Al escuchar sus proclamas xenófobas “fue cuando yo dije no. Basta ya, salgo y me muestro que yo soy una”, detalla.

Esto, sumado a las humillaciones, abusos, empujones e insultos de su supervisora, fue lo que le motivó a dar la cara por “todos aquellos inmigrantes que sufren lo mismo”.

“Si yo salí es por tantas cosas que pasamos en este país y nos aguantamos. Que me disculpen si ellos entienden que yo estoy haciendo un mal. Yo estoy hablando por todo el mundo que estamos aquí. Nosotros no venimos a invadir el país, venimos a trabajar”, clama Morales, entre lágrimas.

Morales y Díaz, cuya historia desveló el New York Times la semana pasada, trabajaron para el club de golf que el grupo empresarial del magnate tiene en Bedminster (New Jersey), donde ambas sufrieron agresiones y vejaciones por parte de una de sus compañeras y supervisora que, a diferencia de ellas, sí tenía papeles.

Victorina se encargó del mantenimiento de la casa del presidente en el club privado entre 2013 y la campaña para las elecciones presidenciales de 2016, cuando recibió la orden de que dejaría de limpiar la ropa, los baños y las habitaciones del empresario, algo para lo que nunca obtuvo explicaciones, a pesar de que otras limpiadoras también indocumentadas siguieron trabajando allí.


A la pregunta de si Trump conocía que tenía a indocumentados trabajando para él, extremo que negó varias veces durante la campaña política de 2016 y ya como presidente, Victorina responde que no lo sabe, aunque sostiene que esta situación sí era conocida por numerosos supervisores.

“No podía ser ajeno porque se ve que no somos americanos”, narra Sandra Díaz, costarricense de 46 años que trabajó para el club de golf entre 2010 y 2013, entonces de manera ilegal, aunque ya cuenta con papeles de residencia.

Díaz explica también el procedimiento por el que se contrataba a limpiadoras y jardineros, la mayoría inmigrantes: “Las personas allí nunca aplican ‘online’. Es un amigo que trae a otro amigo… Así fui aprendiendo el sistema cuando entré, así es como entraban las mujeres”.


Ambas recuerdan diversos momentos en los que coincidieron con el magnate, en los que él fue amable y las recompensó con propinas.

Victorina evoca un día que, limpiando unos cristales, Trump se acercó con su carrito de golf y, al ver que no llegaba al extremo superior de los vidrios, el ahora presidente le quitó la bayeta y los limpió él mismo. Seguidamente, tras preguntarle el nombre y país de procedencia, le entregó cincuenta dólares.

Sandra cuenta una ocasión en la que, después de pedir que le llevaran un helado a su habitación, le entregó como “propina” un billete de cincuenta dólares.

“Es otra persona (distinta) a la que yo conozco”, responde Díaz sobre las declaraciones de Trump sobre los inmigrantes.

Morales, a quien también han echado del trabajo que encontró después como limpiadora de oficinas, no pierde la esperanza: “Le pido a Dios que él está viendo lo que está pasando y no se me van a cerrar las puertas porque veo apoyo en ustedes”.

“Somos muchas las personas que hemos trabajado para él, muchas personas indocumentadas también. Que nos dé una oportunidad de una reforma migratoria”, reclama Díaz en un mensaje directo al presidente.

“Yo le suplicaría (a Trump) que nos vea cómo nosotros trabajamos. No nos da miedo. Por eso salí del hueco donde estaba y floté porque me estaba ahogando”, zanja Morales.

Fuente: listindiario.com

::::: TE PODRIAN INTERESAR :::::

La tasa de cambio

HUBBS PAINTING

LIKE NUESTRA PAGINA FACEBOOK