Covid-19, una bomba de tiempo para Trump

Estados Unidos
TIPOGRAFIA
  • Mas pequeña Pequeña Mediana Grande Mas grande
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Washington, 8 abr (Prensa Latina) La reacción al manejo de la pandemia de la Covid-19 constituye hoy una potencial bomba de tiempo política para el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que podría catapultarlo o hacer añicos su reelección en noviembre.


Hay sondeos que le dan a Trump muy bajas calificaciones en la conducción de la emergencia sanitaria, sobre todo en las primeras etapas del brote, y le critican la lentitud con que reaccionó a la amenaza.
Sin embargo, otras encuestas muestran que casi la mitad de los estadounidenses aprueban su actual manejo de la situación epidemiológica, lo que supone una sólida respuesta para el mandatario.
Lo anterior resulta paradójico debido al costo en vidas y las quejas generalizadas y urgentes del personal de la salud por la escasez de insumos médicos, medios de protección, equipos vitales y pruebas para la población.
Pero ambos veredictos de la opinión colocan a Trump sobre cimientos políticos agrietados si se trata de su reelección, advierte un análisis de la cadena CNN.
Los republicanos esperan que, si el brote retrocede para este otoño, los votantes le darán crédito a Trump por haber conducido al país a través de las aguas más peligrosas y le recompensará en noviembre con otros cuatro años en la Oficina Oval.
Sin embargo, muchos expertos creen que, aunque lo peor haya pasado para el supermartes del penúltimo mes del año, la sensación de que el gobernante republicano gestionó mal las etapas iniciales de la pandemia podría dejarlo bastante vulnerable.
Sencillamente, el impacto político del brote puede depender no sólo de los daños que sufra el país en los próximos meses, sino también de si los ciudadanos llegan a la conclusión de que la postura de Trump en los distintos momentos disminuyó o elevó esos costos, subrayó el material periodístico de la televisora.
Múltiples investigaciones documentan que la respuesta federal al brote se caracterizó por semanas de retraso, confusión, luchas internas y esfuerzos constantes por parte de Trump y otros altos funcionarios de su administración para minimizar el riesgo.
Matthew Baum, profesor en la Escuela John F. Kennedy de Harvard y un estudioso de la opinión pública hacia los presidentes en momentos de crisis, advierte que "habría sido asombroso" si Trump no recibiera algún impulso cuando el brote estalló.
"Cuando la gente está realmente preocupada, en las grandes crisis nacionales (...) esperan que el presidente como líder nacional los guíe (...) por lo que empiezan con la presunción de que él lo hará", dijo Baum.
Pero señala que el "efecto de rally" en torno al actual mandatario es mucho menor que la aprobación del trabajo de presidentes republicanos anteriores como George W. Bush, cuando los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.
La situación de inseguridad generalizada motivó entonces un estado de pánico en la sociedad estadounidense y los ciudadanos se alinearon detrás de un líder y un presidente que había ganado la última elección de un modo irregular, incrementando sustancialmente sus índices de popularidad.
Lo cierto es que, hasta ahora, aunque los votantes se muestren insatisfechos con la respuesta de Trump al principio de la emergencia, no ha perjudicado su aprobación general porque estiman que la magnitud de la amenaza sorprendió a todos.
"Por eso se ve ese generoso sentimiento de 'todos fuimos sorprendidos con la guardia baja' en la primera fase", sostiene la encuestadora republicana Kristen Soltis Anderson, cofundadora de la empresa Echelon Insights, que recientemente difundió una pesquisa nacional sobre las actitudes acerca del brote.    De otro lado hay opiniones que refuerzan la creencia de que los electores están tan profundamente inseguros de cuánto daño absorberá el país en última instancia, tanto en lo económico como en la salud pública, que ven muy lejos la luz al final del túnel, contrario a lo que piensa el mandatario.
De ahí que sugieren que no hayan empezado a modificar su postura sobre Trump y su proceso de votación porque ignoran cómo terminará esta película.

::::: TE PODRIAN INTERESAR :::::

La tasa de cambio

lavate
Quedate

LIKE NUESTRA PAGINA FACEBOOK